Anuncios

Un testimonio apabullante

Soy una mala persona: no me arrepiento de haber sido padre. Ya, ya lo sé, es algo terrible, sé que soy un monstruo, me considero un error de la naturaleza y entiendo que la… Sigue leyendo

Bárbaros

No conocí a Bimba Bosé ni tampoco a su música. Sabía quién era, pero poco más. Tampoco sabía que estuviera enferma. Sé que era nieta del enorme torero Luis Miguel Dominguín, lo cual… Sigue leyendo

Darwin

No quiero divertirte. No soy un bufón, no soy un guía turístico, no soy un monitor de ocio y tiempo libre. No soy un gigoló, no estoy a tu servicio, no soy un… Sigue leyendo

Las emociones salvajes

Conozco a través del gran Luis Marí que durante la Gran Guerra, miles de soldados sufrieron una extraña enfermedad que se conocía como fatiga de combate o shell shock. Me gusta más shell… Sigue leyendo

Los artistas de la nada

La visión del artista como un ser infantil y caprichoso, con accesos de ira, es erróneo. Un artista es el que sabe más, ha visto más, ha pensado más, ha viajado más y… Sigue leyendo

El sentido del deber

Ayer decía Isabel Coixet en XL Semanal que todos tenemos que pactar diariamente con cosas que “nos dan por culo”, queriendo así tirar de las orejas a nuestros políticos y a su nula… Sigue leyendo

Morir sin dar la nota

La poesía social -temática comprometida, rojilla, sesentayochesca- es un recurso que aparece cuando a los poetas sudamericanos se les acaba el talento o a los españoles se les acaba el dinero. Aute tiene… Sigue leyendo

José Tomás: venir emocionado de casa

Una corrida de toros puede ser una de las mejores experiencias estéticas, la manifestación más culta, plástica, intensa y bonita del mundo del arte, o puede ser un rollo insoportable, un castigo excesivamente… Sigue leyendo

Juan

  Juan se confiesa en francés porque dice que así toma distancia de sí mismo. Juan pone cervezas con gaseosa si se las pides, pero creo que también las pone en francés, también… Sigue leyendo

Salve Regina

Yo ya sé que es mejor decir tonterías sin saber nada y echar la culpa a Aznar, pero vengo a decir cuatro cosas para estropear el discurso/rebuzno imperante estos días. Primero: no es… Sigue leyendo