Anuncios

Optimismo radical

Yo solo sé vivir bajo un optimismo radical, me encanta vivir en un delirio, me imagino a mí mismo como alguien importante, con un bigote arrogante, que viaja con bombín y sale de… Sigue leyendo

Nada es más duro que la vida fácil

 “Todos los perros han evolucionado para llegar ser animales de utilidad. Muchos se empeñan en convertirlos en animales de compañía sin más y además poniendo un verdadero empeño en darles una vida cómoda y… Sigue leyendo

Contra la nueva política

El amor ajeno es una cosa un poco ridícula. Yo ya sé que desde dentro cada amor es un terremoto lleno de significantes, con mucho pasado y con mitología propia, con chistes privados… Sigue leyendo

Una tercera por debajo

Recuerdo como si fuera hoy aquel día del siglo pasado, aquel día en el que parecías Norah Jones cantando con un vestido blanco al amanecer por los campos recién regados de Texas. Yo… Sigue leyendo

This is it

Escribo para que me quieras, escribo porque no me quieres, escribo como cuando hay visita y pides a los niños que toquen el piano, escribo para llamar tu atención, escribo mandando botellas al… Sigue leyendo

El espíritu de Qiang

A una exposición solo se puede ir sin compañía porque el progreso no es lineal y no hay nadie que vaya exactamente al mismo ritmo que tú; unos muy lentos, otros demasiado rápidos,… Sigue leyendo

El Rey del Juego

Entiendo tu sensación de camino árido y solitario. Siempre he creído que sin cruz no hay Cristo y cada uno lleva la suya como puede, sintiéndonos tremendamente solos. Pero la sensación de soledad… Sigue leyendo

El síndrome del tertuliano

Hemos crecido en una sociedad debilucha y nos hemos adaptado a un zeitgeist que prima el espíritu crítico frente a cualquier cosa, frente a la humildad, frente a la conciencia de las propias… Sigue leyendo

Tren de corto recorrido

No solo creo en el amor a primera vista; creo que es el único que existe. Ella tenía cara de sueño y una bolsa de El Corte Inglés. Se sentó frente a mí,… Sigue leyendo

No os merecéis a Castilla

Hasta aquí hemos llegado. No me insultéis más ni a mi ni a mi tierra. No insultéis a mis abuelos, no insultéis a mis ancestros. No insultéis a Cervantes, a Delibes, a Teresa… Sigue leyendo