Anuncios

Piezas perdidas (II)

Por si fuera poco, en ese momento entraron los locos. El telón de El Junco dividía el mundo en dos y en ese momento dió paso a un grupo enfermos mentales en fila… Sigue leyendo

Piezas perdidas (I)

Juan parecía asentir mientras miraba al techo ennegrecido de El Junco, pero rápidamente cambió de opinión y negó con la cabeza mientras apuraba el bourbon de un trago.

El lado vacío de la cama

Hay un lado de la cama que permanece vacío y que no se toca. Existe, esta ahí (lo veo cada día). Duermo cada noche junto a una mitad vacía, en la misma cama,… Sigue leyendo

Primer aniversario

Hablo de saber estar, hablo para criticar a necios, hablo para ensalzar a héroes. Hablo para que alguien me escuche, cada post es una botella al mar. Hablo para seguir siendo. Hablo sin plan ni ruta. Por eso soy incoherente. Perdonen, pero estoy empezando. A vivir, digo.

Gracias (II)

¡Muchas felicidades, hija! Aunque parece que fue ayer cuando viniste, ya son cuatro años, qué rápido pasa todo. Recuerdo perfectamente aquel día, cuando convertiste el centro de Valladolid en el centro del universo …

STOP Discriminación sexual (toda)

Lo que más me entristece del mundo son las discriminaciones a las niñas por el hecho de ser niñas. Relegarlas a “trabajos de niñas”, por ser niñas. A “deportes de niñas”, por ser… Sigue leyendo

Savoir-être

Saber estar es tener siempre dos botellas de Barón Rothschild esperando el momento. Saber estar es tener docenas de camisas blancas limpias y planchadas. Saber estar es pagar la ronda mientras el resto hace divisiones mentales de números primos.

Artistas farsantes

La realidad es que no despertáis ningún interés excepto para los dueños de los bares que os dan de beber. Para esos malvados capitalistas que se forran con vuestras depresiones.

Mis problemas con las mujeres

Las mujeres son como son y no voy a intentar describirlo o detallarlo porque es imposible, pero sé que entiendes a qué me refiero, Chemita. Desde que tengo una hija, he empezado a… Sigue leyendo

Algunos hombres dignos

La dignidad es ser tu mismo aunque no te entiendan. De hecho, la dignidad es levantarse de la mesa cuando el juego se convierta en impresionar a otro. Como decía Unamuno, solo se… Sigue leyendo