Anuncios

A tí que lo estás pasando mal

Sólo venía a decirte que esto también pasará, tienes que creerme. Sé que te cuesta dormir, sé que no encuentras salida y sobre todo sé que no encuentras respuestas. Quizá no las estés… Sigue leyendo

Carta a un idiota cualquiera

La vida no es una comedia romántica ni te va a ayudar en nada ningún libro de autoayuda excepto el escrito en tu código genético, en tu ADN y que te habla en… Sigue leyendo

Manual de Supervivencia (Hi-class)

Deja el gin & tonic, entrégate al whisky. Todo puede cobrar sentido si esperas lo suficiente y esperas con dignidad. La vida es dura, pero tú más. La mediocridad sólo te llevará a… Sigue leyendo

Camareros de mierda™

Como las meigas, Chema: haberlos, haylos. Hay camareros buenos y hay camareros de mierda™. De hecho, hay más camareros de mierda™ que botellines en los bares de esta España nuestra. Los puedes reconocer… Sigue leyendo

Génesis 2, 25 (El Desenlace – Parte III)

Eva era fiel a todo, excepto a si misma. Una vida provisional, en la que todo estaba preparado para el fracaso. La maleta medio hecha, esperando una señal que nunca llegaba. Cada vez… Sigue leyendo

Hierve, bonita (El Desenlace – Parte II)

Se mueve en el sereno desamor, en un desequilibrio en paz, en la falta de pasión externa que viene de la mano de la falta de pasión interna. Un viaje de ida y… Sigue leyendo

42″

Toma un cóctel en la esquina opuesta de la barra y escucha a su amiga. Está sentada sobre sus piernas cruzadas, como una india en una silla alta. Encima de ella, un foco… Sigue leyendo

Terroristas vestidas de Prada

Los primeros se han creído que “la solución está dentro de ti”. A fuerza de escuchar sandeces uno corre el riesgo de no identificarlas, y estos han caído en la trampa hasta el… Sigue leyendo

Las consecuencias

Dices que tienes derecho a una segunda oportunidad, aunque lo que realmente quieres decir es que quieres eliminar las consecuencias, y siento decirte que madurar no es otra cosa que vivir instalado en… Sigue leyendo

Carta de amor y de pena a Valladolid (I)

Imagino ahora cómo deben sentirse los hijos de una madre destruida por el Alzheimer, que ya no recuerda quien fue y que no sólo es incapaz de reconocer a nadie, sino que ya… Sigue leyendo