Custodia compartida ¡YA!

thumbformat

El PSOE rechaza explícitamente la custodia compartida en su programa electoral, en concreto en la página 75. Debo decir, en honor a la literalidad, que lo que rechaza es “la custodia compartida impuesta”, lo que en realidad es lo mismo que decir que rechaza la custodia compartida a menos que a su santidad la madre de la criatura le apetezca concederla, como si los hijos fueran algo de su propiedad y dependiera de ellas “dejárselos o no al padre”. Si la madre no quiere –PSOE mediante- no habría posibilidad de acuerdo según nuestros socialistas camaradas, por lo que se privará a los niños de toda posibilidad de disfrutar de una coparentalidad y de la cercanía y convivencia de un padre por el único hecho de que a la madre no se le pone en sus divorciados genitales.

 

Si hay un motivo claro que aconseje que la custodia recaiga en el padre o en la madre de modo exclusivo, debe ser expuesto y será el juez el que decida si sí o si no. Lo que ha de primar es aquel sistema que en este caso concreto se adapte mejor al menor y a su interés, no al interés de sus progenitores, pues el sistema está concebido en el artículo 92 como una forma de protección del interés de los menores cuando sus progenitores no conviven; hay casos –muchos- en los que el padre o la madre no quieren, no pueden o no están capacitados para cuidar de sus hijos y en esos casos no puede haber custodia para esa persona, ni compartida ni exclusiva. Hay madres alcohólicas y empastilladas igual que padres alcohólicos y empastillados, y está claro que esas personas no pueden tener la custodia de sus hijos. Pero si ambos quieren y pueden… ¿qué motivo esgrime el PSOE para negar a los niños la posibilidad de crecer con ambos padres?

 

Yo agradezco al PSOE que deje de una vez por todas su postura clara y cristalina –aunque ya la sospechábamos- y se muestre de una vez como lo que es, como un partido que no solo no protege los intereses de los hijos de padres divorciados, sino que directamente atenta contra los mismos en el sentido de que no permite la máxima relación posible de un niño con ambos progenitores tras una crisis matrimonial. Sí, lo digo claro, el PSOE es un partido que está en contra de los intereses de los hijos de padres divorciados ya que no es ninguna opinión sino un hecho contrastado que la lejanía del padre o de la madre pone en riesgo el desarrollo psíquico y evolutivo del menor, y todo esto sobre la base de la NADA más absoluta.

 

La custodia compartida no es un reparto del niño al 50%, como algunas mentes interesadas se empeñan en hacer creer, un niño no es una barra de pan. La custodia compartida es un compromiso por la coparentalidad, por la involucración de ambos progenitores en el desarrollo y cuidado de los hijos del matrimonio en igualdad, sin roles protagonistas y secundarios, y cada familia es un mundo, hay edades y edades y si hay voluntad, cada familia lo articulará de un modo. Hay cientos de maneras de arreglar una custodia compartida.

 

Todo esto siempre que no nos encontremos con unas de esas madres que instrumentalizan a sus hijos con el objetivo de quedarse con la casa, que no diferencian hijos de ladrillos, y de esto me di cuenta en el momento en el que me dieron el argumento de que los padres queremos custodia compartida para no pagar pensión. Siempre el cochino dinero. En primer lugar, eso es falso. Hay tantos acuerdos económicos como se nos ocurran, una custodia compartida puede implica un pago de una pensión mensual de ambos padres para gastos comunes (esto es lo normal). Pero voy más allá, ese día me di cuenta de que el argumento es reversible y que cuando lanzan ese argumento lanzan también que ellas quieren a los niños para quedarse con la pensión y con la casa. Touché. Si por mi fuera, ese tipo de mujer no solo no se quedarían con la casa sino con una condena por maltratadoras, ya que no están solicitando que se desposea al padre de la guarda y custodia de sus hijos por ser lo mejor para sus hijos sino por ser lo mejor para ellas y para la satisfacción de sus intereses particulares. Si supieran el daño que hacen anteponiendo sus intereses a los de sus hijos… Solo espero que sus hijos varones no tengan que sufrir las consecuencias de lo que sus madres propugnan.

 

Solo hay que valorar el interés del menor, y no el de sus progenitores. Si ambos quieren seguir con la coparentalidad y con la custodia de sus hijos, la custodia debe ser compartida a menos que se pruebe que no es la mejor opción para el menor, por ejemplo, teniendo en cuenta la dedicación pasada. No vale querer comenzar a cuidar a los hijos en el divorcio, pero tampoco pueden pagar justos por pecadores. Los niños tienen una gran necesidad de estar con ambos padres, y mas tras el devastador trance de un divorcio, un momento duro en el que deben sentirse mas cercanos aun si cabe a sus padres debido al profundo apego que todos los niños presentan ante sus progenitores -socialistas o no- como consecuencia lógica del hecho de ser padres e hijos. Es enorme y cruel el perjuicio emocional que se deriva de separar a los niños de sus padres, y más aún a padres que por lo general (por eso solicitan una custodia compartida) han llevado a cabo una total dedicación, compañía, cuidados y cariño a sus hijos, en la misma medida que la madre o más.

 

Desposeer a un padre de la custodia por el mero hecho de ser hombre no es la manera de proteger el interés del menor sino de castigar al menor y al padre en base a una discriminación sexual flagrante ante la que espero que las generaciones futuras sientan la misma repugnancia que sentimos hoy ante las discriminaciones en función de raza.

 

A ver si nos enteramos: el tema de la guardia y custodia debe resolverse conforme al articulo 92 del Código Civil y la Ley de Protección Jurídica del Menor y la Declaración de los Derechos del Niño, aprobada por la asamblea General de las Naciones Unidas, que proclama que el niño tiene el derecho de crecer en un ambiente de afecto y seguridad; la Resolución del Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas, de 29 de mayo de 1967, establece que “en todos los casos el interés de los hijos debe ser la consideración primordial en los procedimientos relativos a la custodia de estos, en caso de divorcio, nulidad y separación”. Aquí, ni caso.

 

Sigan debatiendo sobre las Diputaciones, sobre el Senado y sobre Venezuela, mientras que cientos de miles de niños cada año son maltratados en España delante de vuestras narices sin que NADIE haya hecho nada al respecto más que callar y alimentar la cloaca del lobby feminista de esta izquierda mezquina.

 

Espero que cuando sean mayores, los hijos de sus sociatas señorías sepan a quien culpar de por qué les separaron de su padre o –en el mejor de lo casos- de por qué se les relegó a un papel residual, como dando por hecho que la educación y la crianza de los hijos es algo que recae fundamentalmente en las madres. Además de mezquinos, machistas. Es exigible un pacto de estado con un plan de protección a la infancia que luche contra el maltrato infantil, del que supongo que habrán de ausentarán ese día sus sociatas majestades. Estarán con el NO A LA GUERRA de turno, mientras demuestran que no les importa lo más mínimo esta guerra que provocan, esta violencia ejercida cada día contra los hombres y contra los más débiles: los menores. Esta forma de violencia -separar a un padre o una madre de sus hijos y separar a los hijos de su padre o madre- es la más tortura más cruel que se me puede ocurrir. Aunque solo lo entenderá quien quiera de verdad a sus hijos. Mientras tanto, voten camaradas.

Anuncios