Anuncios

PATHETIC (III)

Tenía unas cuantas ideas acerca de lo que quería escribir y necesitaba que Londres me diera el resto. Debía -por encima de todo- romper la distancia física entre la obra y Martha, la mujer… Sigue leyendo

PATHETIC (II)

La verdadera vida de un hombre comienza cuando pierde a su mujer y rompe el huevo para nacer de nuevo. Para muchos ese momento nunca llega y se pasan la vida en la placenta,… Sigue leyendo

PATHETIC (I)

Alquilé una habitación en el número 299 de Portobello Road, un edificio de dos plantas, fachada ocre y arquitectura imposible que me encontró Henry. Antes de Julia Roberts nadie quería pasar por aquí.… Sigue leyendo

El suicida imbécil

Luis María no era un suicida vocacional. La afición le vino ya de mayor. Él era un indie de los pies a la cabeza y en los años anteriores había formado parte de… Sigue leyendo

Custodia compartida ¡YA!

El PSOE rechaza explícitamente la custodia compartida en su programa electoral, en concreto en la página 75. Debo decir, en honor a la literalidad, que lo que rechaza es “la custodia compartida impuesta”,… Sigue leyendo

¡Seguid caminando!

En el reparto de esta película está el elenco de soñadores nómadas al completo. Aquí están, los artistas y los escritores, los jinetes y los viajeros, los dandis jugadores y los magos. “¡Vamos!”,… Sigue leyendo

Viva la vida

Ya me extrañaba a mi que la culpa del atentado de ayer en Paris la tuvieran los terroristas o, más en general, los islamistas. No, los culpables son por supuesto Aznar, la foto… Sigue leyendo

Oteiza en el pasillo

Odio las pinacotecas. La medida del arte es la medida del lujo, del oro en lingotes, sin tratar ni adaptar. Una cantidad excesiva lo estropea todo y llega un momento en el que… Sigue leyendo

Oración

Hay que seguir. Hay que levantar la mirada, dejarse cegar por este sol y celebrar el milagro que nos está siendo revelado en cada suspiro a pesar de nuestra ingratitud y de nuestra… Sigue leyendo

Los niños no quieren ser sindicalistas

Hace falta una derecha más golfa, más feliz y menos acomplejada, pero sobre todo hace falta una izquierda menos catequista, menos cutre, menos amargada y menos resentida. Hace falta una derecha que deje… Sigue leyendo