La mejor parte de la discografía de U2 es la que hicieron con el nombre de ‘The Passengers’, una banda paralela que formaron los mismos miembros con Brian Eno, un genio que junto a Brian Ferry y Phil Manzanera formó ‘Roxy Music’, la apoteosis de la elegancia. Eno posteriormente se dedicó a la música electrónica y, sobre todo, a producir a bandas como Coldplay o Travis. Pero vamos con los Passengers. 

En 1992 Sarajevo estaba cercada por el ejercito serbio en plena Guerra de Bosnia. Cada día morían cientos de personas ante la mirada pasiva de la comunidad internacional y tuvo que venir Estados Unidos a poner fin a los conflictos en Europa, como pasó en la Segunda Guerra Mundial, en la invasión rusa de Ucrania y volverá a pasar mañana. En medio de esa guerra, un grupo de ciudadanos crearon un concurso de belleza en el cual las participantes posaron con un cartel en el que ponía ‘Don’t let them kill us’ (No dejes que nos maten).

A raíz de ese concurso, Bill Carter filmó un documental, para lo que tuvo que vivir medio año en un edificio quemado, subsistiendo con comida para bebés y bebiendo el agua de las alcantarillas. Pidió ayuda a U2 para la banda sonora y estos crearon con los Passengers un temazo llamado ‘Miss Sarajevo’, con la colaboración de Luciano Pavarotti y que, según Bono, es su mejor canción. Yo estoy de acuerdo.

En ese mismo año nació Ivana Knoll, que es ese pedazo de mujer que ustedes han visto en el palco de autoridades apoyando a Croacia ante la mirada atónita de los qataríes, que le hacían fotos con la boca abierta. Dicen que es para denunciarla ante la policía, pero Ivana y yo sabemos que lo único que van a hacer con esa foto es guardarla en una carpeta que se llama ‘Forecast 2023’ y mirarla cada día de su vida, encriptando sus creencias y dedicándola un altar más grande que el del Convento del Santo Ángel en el día del Corpus. 

Ivana es un escándalo, un portento de belleza, sí. Pero, ante todo, es el símbolo de la valentía que hay que tener y donde hay que tenerla. De nada sirve dar el coñazo vestidas de morado. «Esos huevos, en Despeñaperros», que decía Rafael El Gallo. Si en su momento la belleza de Miss Sarajevo fue capaz de llamar la atención de la comunidad internacional, hoy Miss Zagreb repite la acción. No estaba U2 ni ha sacado la pancarta de ‘Don’t let them kill us’. Pero en su lugar, ha parado los relojes y algunos marcapasos. Bien.

(Esta columna se publicó originalmente en la Sección Mundial de ABC Deportes el 7 de diciembre de 2022. Disponible haciendo clic aquí).