Manual de supervivencia (Low Cost)

No digas nada que pueda molestar. No hagas nada potencialmente polémico. Rehuye el conflicto. Sé placido, sencillo en el trato. Asume las modas y los ritos. No digas lo que piensas si eso no es lo que piensa el resto. No te comprometas con ninguna idea y mucho menos con ninguna persona. No sufras a lo tonto. Y deja de pensar bobadas. Pide otra caña.

No te sacrifiques, no profundices. No escarbes en la herida. No luches, no cambies de opinión, no te enfrentes a ti mismo. Todo está inventado. Todo está dicho. No hay absolutos. La culpa es suya. Más dura será la caida. No te dejes comer la cabeza. Los malvados mercados. Ahí fuera hace mucho frío. Stand by me.

Todo es temporal, todo es provisional. Adrià está sobrevalorado. Como en España en ningún sitio. Hogar, triste hogar. Cambia de look. Tatúate el alma, rojo por rojo, miente por miente. Nada importa. Todo es relativo. Fiesta ibicenca.

Son todos unos hijos de puta. Estás solo. Cierra el ciclo. Come comida orgánica, apaga esa música, cambia de mujer. Nada y guarda la ropa. Tú sí que sabes. Lámeos las heridas (y todo lo demás). Las Vegas es de horteras. Vete a la India. Echa más paella.

No leas tanto, tú escuela es la vida, tu universidad es la calle. Baja la basura. Apaga la luz, enciende la calefacción, haz lo que desees en cada momento, dedícate más tiempo a ti misma, el pasado no importa, el futuro no existe, pásatelo super bien. Olvídate de ella.

No molestes, no seas chulo, desconecta, no hay verdad, no hay mentira. Todo depende del cristal con que se mira. Es el fin de la historia. No te cortes. Sácale el jugo a la vida, aprovecha todo lo que puedas, no te pongas intenso, disfruta del sexo a los setenta, tú no te muevas, si quiere que llame él.

A ti no te engañan, tú si que sabes. Arrieros somos. Sé práctica, déjate de leches. No seas pretencioso. Se más humilde, ya me lo venía yo venir, odio decir “te lo dije”, somos el uno para el otro, el universo conspira, lo que no te pase a ti no le pasa a nadie, desea algo con todas tus fuerzas. No te metas en líos. Piensa en el porvenir. No pienses en el porvenir. Pobre toro.

Baja la persiana, eres tonto de puro bueno, eres una princesa, eres especial, mantén tu espacio, opérate esas arrugas, crea sinergias, ponte guapo. No lo des más vueltas. El tiempo pone las cosas en su lugar. Haz como si no te hubieras enterado. Nadie te ha visto. El que venga detrás que arree. Lo importante es ser feliz.

Pero pase lo que pase, y esto es lo más importante, absolutamente siempre, de verdad de la buena y de modo drástico y radical: Sé tu mismo y no cambies nunca.

(Seguir a Manual de Supervivencia Hi-Class)

Anuncios